2023, septiembre 28
·
Seguridad
·
8 min read
·
Matt S.

¿Qué es el criptomalware?

El criptomalware es un software malicioso diseñado para secuestrar recursos informáticos para la minería de criptomonedas, a menudo sin el conocimiento del usuario.

En una época en la que nos orientamos cada vez más hacia las soluciones digitales, el panorama de las amenazas se ha ampliado. Entre las diversas amenazas que acechan en el vasto ciberespacio, el criptomalware ha surgido como una formidable amenaza. Esta completa guía está diseñada para desentrañar el misterio que se oculta tras el criptomalware y dotar a los lectores de conocimientos y herramientas para protegerse.

Breve panorámica

El criptomalware, abreviatura de cryptocurrency malware, representa una potente ciberamenaza en la era digital. Se trata de un tipo de software malicioso diseñado específicamente para secuestrar los recursos informáticos del dispositivo de una víctima desprevenida, normalmente un ordenador, para minar criptomonedas. Esta operación de minería encubierta, a menudo denominada "cryptojacking", se ejecuta sin el consentimiento o el conocimiento del propietario del dispositivo.
La razón de ser del criptomalware reside en el lucrativo atractivo de las criptomonedas. Minar criptomonedas como Bitcoin o Monero requiere resolver intrincados problemas matemáticos, un proceso que consume muchos recursos y energía. En lugar de invertir en costosas configuraciones de hardware y asumir los elevados costes de electricidad, los ciberdelincuentes despliegan malware de criptomonedas. De este modo, descargan la carga computacional en los dispositivos de personas desprevenidas, aprovechando su potencia para minar monedas digitales.
Para la víctima, la presencia de malware criptográfico se manifiesta en forma de ralentizaciones notables del sistema, reducción del rendimiento y un aumento inexplicable del consumo eléctrico. Con el tiempo, la continua actividad minera no autorizada puede desgastar el hardware del ordenador, provocando posibles daños permanentes. Además, como estas operaciones ilícitas se ejecutan en segundo plano, a menudo pasan desapercibidas durante largos periodos. Sólo cuando el rendimiento del dispositivo se ve significativamente comprometido, los usuarios empiezan a sospechar que se ha cometido un delito.

Mecánica de un ataque de malware criptográfico

Los fundamentos de un ataque de criptomalware son astutos y sofisticados. En esencia, el objetivo principal del malware criptográfico es utilizar de forma encubierta los recursos informáticos de la víctima para minar criptomonedas, un proceso que valida y registra transacciones en la cadena de bloques de una criptomoneda.
La mecánica de un ataque de este tipo suele comenzar con la infiltración. Los atacantes utilizan varios métodos, desde correos electrónicos de phishing que contienen enlaces o archivos adjuntos maliciosos hasta la explotación de vulnerabilidades de software. Una vez que el dispositivo está infectado, el malware instala discretamente un software de minería de criptomoneda, a menudo legítimo, pero utilizado con fines maliciosos.
Una vez instalado, este software aprovecha la capacidad de procesamiento del dispositivo para resolver complejos problemas matemáticos inherentes al proceso de minería. Estos problemas requieren considerables recursos computacionales, por lo que el dispositivo de la víctima puede experimentar una ralentización del rendimiento, un sobrecalentamiento y un agotamiento más rápido de la batería (en el caso de portátiles o dispositivos móviles).
Mientras el dispositivo de la víctima trabaja sin descanso, los beneficios de esta operación clandestina van a parar directamente al atacante. La criptomoneda minada, ya sea Bitcoin, Monero o cualquier otra moneda, se transfiere a la cartera digital del atacante, dejando a la víctima con un dispositivo agotado y al atacante con una riqueza digital mal habida.

Tipos de ataques de cripto-malware

Los ataques de malware criptográfico se presentan en diversas formas, cada una con sus propias tácticas, técnicas y procedimientos. Entender las diferencias puede ayudar a individuos y organizaciones a prepararse mejor contra ellos.
  • Cryptojacking:
    Esta es la forma más común. En un ataque de cryptojacking, se incrustan scripts maliciosos en sitios web o dispositivos, utilizando de forma encubierta la capacidad de procesamiento de la víctima para minar criptomonedas. Los usuarios pueden notar una ralentización del rendimiento y un mayor consumo de energía.
  • Crypto Ransomware:
    A diferencia del cryptojacking, el crypto ransomware no permanece oculto. Cifra los archivos de la víctima y pide un rescate, normalmente en criptomoneda, para descifrarlos. Algunos ejemplos conocidos son WannaCry y CryptoLocker.
  • Ataques basados en troyanos:
    Los ciberdelincuentes disfrazan el malware de software legítimo para engañar a los usuarios y hacer que lo descarguen y ejecuten. Una vez dentro del sistema, estos troyanos pueden minar criptomonedas o realizar otras actividades maliciosas.
  • Criptominería:
    En este método, los atacantes aprovechan las vulnerabilidades del software de un sitio web para inyectar scripts de minería de criptomonedas. Cualquier visitante del sitio comprometido se convierte en víctima sin saberlo, y su dispositivo se utiliza para minar mientras permanece en el sitio.
  • Minería de botnets:
    En este caso, una red de dispositivos comprometidos (botnet) se controla de forma remota para llevar a cabo operaciones de minería a escala masiva. Los dispositivos individuales pueden formar parte de una botnet sin que el usuario lo sepa.
El conocimiento de estos diversos vectores de ataque es crucial. Con el creciente atractivo de las criptomonedas, la evolución y proliferación de los ataques de criptomalware continuarán, por lo que la vigilancia y las medidas de protección son aún más esenciales.
Plataformas como Cybrary ofrecen cursos gratuitos sobre diversos temas de ciberseguridad. Más información

Ejemplos de ataques de Crypto Malware

El criptomalware ha evolucionado hacia una multitud de formas, dirigidas a diversos dispositivos y plataformas. Estas actividades maliciosas no sólo son diversas, sino también innovadoras, adaptándose rápidamente a las nuevas tecnologías y medidas de seguridad. He aquí algunos ejemplos notables:
Prometei:
Se trata de un malware basado en una red de bots cuyo objetivo principal es la criptomoneda Monero. Además de minar, Prometei también es capaz de robar las credenciales de los usuarios. Al aprovechar una red de ordenadores comprometidos, amplifica sus capacidades de minería y su eficiencia.
PowerGhost:
Aprovechando vulnerabilidades en Windows Management Instrumentation, PowerGhost se infiltra en dispositivos para minar criptomonedas. Sus capacidades de ocultación son notables; puede desactivar el software antivirus e incluso sabotear otros mineros de criptomoneda, asegurándose de que tiene el máximo de recursos.
Graboide:
Graboid, un innovador gusano de secuestro de criptomonedas, se propaga a través del motor Docker, una plataforma utilizada para contenerizar aplicaciones. Una vez dentro, mina Monero, aprovechando los recursos del dispositivo.
CryptoLocker:
Este es uno de los ejemplos más infames de ransomware criptográfico. Una vez infectado, CryptoLocker cifra todos los archivos del dispositivo de la víctima y exige un rescate en criptomoneda (normalmente Bitcoin) para liberar los datos.
Coinhive:
Este minero basado en JavaScript se hizo notoriamente popular. Aunque algunos sitios web utilizaban Coinhive como alternativa legítima a los ingresos procedentes de la publicidad (con el consentimiento del usuario), muchos lo explotaban para minar sin el conocimiento ni la aprobación del usuario.
El ransomware WannaCry:
WannaCry, que acaparó titulares en todo el mundo, afectó a instituciones como hospitales y empresas. Aprovechaba una vulnerabilidad de Windows para cifrar archivos y pedir rescates en Bitcoin.
MassMiner:
Este malware mina Monero aprovechando vulnerabilidades conocidas, como el famoso exploit EternalBlue, que también fue utilizado por WannaCry.
Rakhni Trojan:
Este versátil malware inspecciona primero el sistema de la víctima y luego decide su curso de acción. Los sistemas más débiles pueden convertirse en rehenes del ransomware, mientras que los más robustos son utilizados para la minería de criptomonedas.
BadShell:
Se trata de un malware más reciente que opera de forma silenciosa, priorizando el sigilo sobre el consumo agresivo de recursos. Esto le permite pasar desapercibido durante largos periodos de tiempo, minando criptomonedas en segundo plano.
Xbash:
Combinando características de ransomware, minería de criptomonedas, botnet y gusano, Xbash ataca sistemas Linux y Windows. Busca y destruye bases de datos, exigiendo un rescate y minando criptomonedas.
En retrospectiva, estos ataques de malware de criptomonedas ponen de manifiesto la diversidad y la constante evolución de las tácticas empleadas por los ciberdelincuentes. Su adaptabilidad y el creciente atractivo de las criptomonedas ponen de manifiesto la urgente necesidad de adoptar medidas de ciberseguridad sólidas.

¿Son cada vez más frecuentes los ataques de cripto-malware?

Los ataques de criptoprogramas maliciosos han experimentado un aumento significativo en los últimos años, reflejando el creciente interés y valor asociados a las criptomonedas. Varios factores contribuyen al aumento de la prevalencia de estos ataques:
Ánimo de lucro:
A medida que las criptomonedas, especialmente Bitcoin y Ethereum, alcanzan valoraciones récord, las ganancias financieras potenciales de la minería ilícita se vuelven cada vez más tentadoras para los ciberdelincuentes. La naturaleza descentralizada y a menudo imposible de rastrear de estos activos digitales los convierte en una opción ideal para actividades ilícitas.
Facilidad de despliegue:
Muchos scripts y herramientas de cryptojacking están fácilmente disponibles en la dark web. Con unos conocimientos técnicos mínimos, incluso los hackers novatos pueden lanzar ataques dirigidos a usuarios desprevenidos o sitios web vulnerables.
Bajos índices de detección:
El criptojacking, en particular, suele ser sutil. Es posible que las víctimas sólo noten ligeras disminuciones en el rendimiento del sistema o pequeños aumentos en el consumo de energía, por lo que es menos probable que estos ataques sean detectados y denunciados.
Aumento del ransomware:
La facilidad con la que se pueden pedir y recibir rescates en criptomoneda ha provocado un auge de los ataques de ransomware criptográfico. El anonimato asociado a las transacciones en criptomoneda dificulta el seguimiento y la detención de los culpables.
En resumen, la confluencia de recompensas lucrativas, la accesibilidad de las herramientas y el anonimato inherente a las transacciones en criptomoneda han hecho que los ataques de criptomalware sean más comunes. A medida que el panorama digital siga evolucionando, también lo harán las tácticas de quienes buscan explotarlo para obtener ganancias ilícitas.
Seguir blogs de ciberseguridad como Krebs on Security puede mantenerle al día sobre este tipo de amenazas. Más información

Cómo protegerse contra el criptomalware:

  • Actualizaciones periódicas del software:
    Asegúrese de que todos los programas informáticos, incluidos los sistemas operativos y las aplicaciones, estén actualizados a sus últimas versiones para parchear las vulnerabilidades conocidas.
  • Instale un antivirus de confianza:
    Utilice soluciones antivirus sólidas con análisis en tiempo real y actualizaciones frecuentes para detectar y eliminar el software malicioso.
  • Educar y formar:
    Manténgase informado sobre las últimas amenazas cibernéticas y eduque a amigos, familiares o empleados sobre los peligros de los correos electrónicos de phishing o enlaces sospechosos.
  • Extensiones del navegador:
    Utiliza extensiones de navegador que bloqueen los scripts de cryptojacking, como No Coin o MinerBlock.
  • Protección de cortafuegos:
    Active un cortafuegos para supervisar el tráfico entrante y saliente, bloqueando las comunicaciones sospechosas o no autorizadas.
  • Copias de seguridad periódicas:
    Haz copias de seguridad periódicas de tus datos en unidades externas o en la nube. Si el malware compromete tu sistema, puedes restaurar desde una copia de seguridad limpia.
  • Evite las descargas sospechosas:
    Descargue sólo programas o contenidos de fuentes fiables y verificadas. Evite hacer clic en archivos adjuntos o enlaces de correo electrónico inesperados.
  • Supervisión de redes:
    Utilice herramientas de supervisión de la red para detectar picos inusuales en el tráfico o en el uso de la CPU, que podrían indicar una actividad minera no autorizada.
  • Seguridad de contraseñas:
    Utilice contraseñas fuertes y únicas para todas las cuentas. Utiliza un gestor de contraseñas para almacenar y generar contraseñas complejas.
  • Autenticación de dos factores (2FA):
    Siempre que sea posible, active la función 2FA en las cuentas en línea para añadir una capa adicional de seguridad contra el acceso no autorizado.
Conclusión
Aunque el atractivo de la era digital es innegable, conlleva retos que requieren vigilancia. Conocer el malware criptográfico y adoptar medidas de protección proactivas garantiza una experiencia en línea más segura, desprovista de robos informáticos encubiertos. Recuerda, en el ámbito de la ciberseguridad, estar informado es la mitad de la batalla ganada.

More blog posts
¿Cómo comprobar si su teléfono es compatible con la eSIM?
Averigüe si su teléfono móvil es compatible con eSIM. Desde iOS a Android, Skyda eSIM te guía a través de sencillos pasos para asegurarte de que tu dispositivo es compatible.
2024, enero 12
·
eSIM
·
3 min read
·
Matt S.
Filtrado web: Guía completa
Explore los aspectos esenciales del filtrado web, incluidos sus tipos, ventajas, inconvenientes y cómo elegir la solución de filtrado web adecuada a sus necesidades.
2024, enero 08
·
Seguridad
·
6 min read
·
Matt S.
© 2024 Dragon Secure GmbH. All Rights Reserved · [email protected]