2023, agosto 24
·
Seguridad
·
9 min read
·
Matt S.

¿Qué es el cifrado de archivos? Guía rápida

El cifrado de archivos es el proceso de convertir datos en un código para impedir el acceso no autorizado. Proteja sus archivos y mantenga la privacidad con esta medida esencial de ciberseguridad.

Todos estamos de acuerdo, hoy en día la seguridad de los datos es de vital importancia, el cifrado de archivos desempeña un papel fundamental en la salvaguarda de la información sensible. El cifrado tiene una historia muy arraigada, que se remonta a siglos atrás, cuando las antiguas civilizaciones buscaban formas de proteger sus valiosos mensajes de miradas indiscretas.
Los orígenes del cifrado se remontan a la antigua Roma, donde Julio César empleó una técnica sencilla conocida como el cifrado César. Este método consistía en desplazar cada letra del mensaje un cierto número de posiciones. Aunque rudimentario, simbolizaba el primer concepto de cifrado.
Un ejemplo de cifrado César.
Con el paso del tiempo, las técnicas de cifrado se hicieron más sofisticadas. En la Edad Media, se sabía que los monjes europeos utilizaban diversos sistemas criptográficos para codificar manuscritos importantes. Estos métodos incluían cifrados polialfabéticos, que empleaban múltiples alfabetos para oscurecer aún más el mensaje.
A principios del siglo XX se produjeron importantes avances en el campo de la encriptación durante la Segunda Guerra Mundial. La aparición de dispositivos electromecánicos, como la máquina Enigma alemana y la máquina Bombe británica, impulsó la capacidad de cifrado. Estas máquinas utilizaban rotores mecánicos para crear complejas sustituciones de letras, lo que suponía un reto formidable para los esfuerzos de descifrado de códigos.
Sin embargo, no fue hasta finales del siglo XX cuando el cifrado entró de lleno en el ámbito digital. Con el auge de los ordenadores e Internet, surgió la necesidad urgente de disponer de algoritmos de cifrado sólidos para proteger los datos confidenciales que se intercambiaban a través de las redes. Esto llevó al desarrollo de varios estándares y algoritmos de cifrado, incluido el Estándar de Cifrado de Datos (DES) en los años 70 y su sucesor, el Estándar de Cifrado Avanzado (AES), en los 2000.
Hoy en día, AES256, el algoritmo de cifrado más utilizado, es un testimonio de los avances realizados en la protección de la información digital. Su capacidad para proteger datos con una clave de 256 bits ofrece un nivel de seguridad excepcionalmente alto, que lo hace prácticamente inmune a los ataques de fuerza bruta.
Aunque el crecimiento exponencial de la tecnología plantea nuevos retos, como la amenaza prevista de la computación cuántica, que podría romper los algoritmos de cifrado existentes, AES256 sigue siendo nuestra defensa fiable. Los expertos predicen que AES256 seguirá siendo seguro al menos hasta el año 2030, lo que nos da confianza en nuestra postura de seguridad actual.
En esta completa guía, nos adentraremos en el mundo del cifrado de archivos, explorando sus orígenes históricos, comprendiendo su significado y desentrañando el funcionamiento de AES256, el estándar de oro en algoritmos de cifrado. Tanto si eres un particular que quiere proteger sus archivos personales como si eres una empresa que busca una protección de datos de primera categoría, esta guía rápida te proporcionará los conocimientos fundamentales necesarios para desenvolverte con eficacia en el mundo del cifrado de archivos.

¿Qué es el cifrado de archivos?

El cifrado de archivos es una medida de seguridad que transforma el contenido de un archivo en un formato ilegible mediante un algoritmo de cifrado y una clave única. Este proceso garantiza que sólo las personas autorizadas que dispongan de la clave correcta puedan acceder al archivo y descifrarlo. Al encriptar los archivos, la información sensible permanece protegida incluso si personas no autorizadas acceden a ellos, ya sea por robo, piratería informática o interceptación. El cifrado de archivos proporciona una capa esencial de defensa, garantizando la confidencialidad, integridad y privacidad de los datos, por lo que es un componente crucial para asegurar los activos digitales en el mundo interconectado de hoy.
La encriptación de archivos puede entenderse mejor con un ejemplo que incluya un documento de alto secreto. Imagina que tienes un archivo digital que contiene información muy delicada, como documentos gubernamentales clasificados, registros financieros personales o planes de negocio patentados. Sin cifrado, este archivo es vulnerable al acceso no autorizado, poniendo en peligro la confidencialidad de su contenido.
Aquí es donde realmente puedes proteger tus archivos. Mediante un programa o herramienta de cifrado, el archivo se transforma en una versión cifrada, representada por una serie de caracteres y símbolos desordenados. Este proceso de encriptación codifica el contenido del archivo de forma que sea prácticamente ilegible sin la clave de desencriptación.
Piensa en el cifrado de archivos como si los encerraras en una cámara acorazada. El algoritmo de cifrado actúa como cerradura, mientras que la clave de cifrado actúa como la llave necesaria para abrir la cámara acorazada y acceder al contenido original del archivo. Sin la clave de cifrado correcta, el archivo cifrado permanece impermeable a las miradas indiscretas, aunque caiga en las manos equivocadas.
A continuación puede ver un diagrama a modo de ilustración que muestra las 7 principales estadísticas del cifrado.

AES256: ¿la cumbre del cifrado?

AES (Advanced Encryption Standard) es un algoritmo de cifrado desarrollado a finales de los 90 y principios de los 2000 por un grupo de criptógrafos belgas, Joan Daemen y Vincent Rijmen. Fue seleccionado por el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología de Estados Unidos (NIST) como sustituto del antiguo Estándar de Cifrado de Datos (DES).
AES funciona con bloques de datos de tamaño fijo (128 bits) y admite tres tamaños de clave: 128, 192 y 256 bits, denominados AES128, AES192 y AES256, respectivamente. La fuerza del algoritmo reside en su capacidad para resistir diversos ataques criptográficos, como los de texto plano conocido, los de texto plano elegido y el criptoanálisis diferencial y lineal.
AES256, con su clave de 256 bits, ofrece un nivel de seguridad increíblemente alto en comparación con AES128 y AES192. El mayor tamaño de la clave aumenta exponencialmente las combinaciones posibles, lo que hace que los ataques de fuerza bruta sean muy intensivos desde el punto de vista computacional y prácticamente inviables con la tecnología actual. AES256 se considera seguro contra todos los ataques prácticos conocidos.
Además, AES256 ha sido objeto de un amplio análisis y escrutinio por parte de la comunidad criptográfica a lo largo de los años. Se ha sometido a numerosas evaluaciones independientes y está ampliamente considerado como un algoritmo de cifrado sólido. La ausencia de vulnerabilidades significativas detectadas hasta la fecha reafirma su seguridad.
Sin embargo, cabe señalar que la seguridad de cualquier algoritmo de cifrado siempre está sujeta a los avances tecnológicos. Aunque actualmente AES256 se considera seguro, la llegada de la informática cuántica supone una amenaza potencial para su seguridad en el futuro. Si se aprovecha todo su potencial, los ordenadores cuánticos podrían, en teoría, descifrar los algoritmos de cifrado actuales, incluido el AES256. No obstante, los expertos estiman que AES256 seguirá siendo seguro al menos hasta 2030, ya que los avances en computación cuántica son todavía limitados.

¿Cómo compartir un archivo cifrado?

Compartir archivos encriptados entre dos personas implica un proceso de colaboración que garantiza una comunicación segura y preserva la confidencialidad de la información compartida. Para empezar, ambas personas deben tener acceso a un programa o herramienta de cifrado compatible.
En primer lugar, el remitente cifra el archivo utilizando su software de cifrado, que lo transforma en un formato ilegible. El remitente también selecciona una clave de cifrado segura, que puede ser una frase de contraseña o una secuencia de caracteres generada aleatoriamente.
A continuación, el remitente transmite de forma segura el archivo cifrado al destinatario. Esto puede hacerse a través de varios métodos, como adjuntos de correo electrónico, servicios de almacenamiento en la nube o protocolos de transferencia segura de archivos.
Al recibir el archivo cifrado, el destinatario utiliza su software de cifrado y la clave de cifrado previamente compartida para descifrarlo. Este proceso invierte el cifrado, permitiendo al destinatario acceder al contenido original legible del archivo.
A lo largo de este intercambio, es crucial garantizar la transmisión segura de la clave de cifrado. Esto puede lograrse enviando la clave por separado o utilizando medidas de seguridad adicionales como el cifrado asimétrico, en el que el remitente cifra la clave de cifrado con la clave pública del destinatario, y éste utiliza su clave privada para descifrarla.

Aplicaciones de mensajería cifrada

Aunque las aplicaciones de mensajería como WhatsApp, iMessage, Messenger y Viber son muy utilizadas y ofrecen cómodas funciones de comunicación, es importante tener en cuenta que sus prácticas de cifrado pueden no ofrecer el mismo nivel de seguridad que otras alternativas. Aunque estas aplicaciones de mensajería populares emplean alguna forma de cifrado, no necesariamente implementan el cifrado de extremo a extremo (E2EE) por defecto o tienen auditorías independientes para verificar sus afirmaciones de seguridad.
Para los usuarios que busquen medidas de privacidad y seguridad más estrictas, se recomienda considerar aplicaciones de mensajería alternativas como Signal o Skyda (una alternativa a Signal con funciones de seguridad mejoradas). Signal, por ejemplo, es conocida por su firme compromiso con la privacidad y la seguridad. No sólo utiliza el cifrado de extremo a extremo para todos los mensajes y llamadas, sino que también se somete periódicamente a auditorías de seguridad independientes para garantizar la eficacia de sus protocolos de cifrado.
Skyda, como alternativa a Signal, ofrece capacidades similares de cifrado de extremo a extremo junto con mejoras adicionales de seguridad adaptadas a las necesidades de privacidad de los usuarios. Estas aplicaciones dan prioridad a la privacidad del usuario, ofreciendo funciones que protegen los metadatos, permiten la autodestrucción de mensajes (más sobre ellos aquí), y proporcionar un mayor control sobre los datos de los usuarios (Pulse aquí).
Es importante que los usuarios sean conscientes de su elección de aplicaciones de mensajería y den prioridad a las que priorizan el cifrado y la privacidad. Al elegir aplicaciones de mensajería como Signal o Skyda, los usuarios pueden mejorar la seguridad de sus comunicaciones y tener mayor tranquilidad al saber que sus conversaciones y datos están protegidos frente a posibles accesos no autorizados o interceptaciones.

Conclusión

En conclusión, el cifrado de archivos es una herramienta vital en la era moderna de la seguridad digital. Desde sus humildes comienzos con técnicas de cifrado históricas hasta los avanzados algoritmos de cifrado actuales, el objetivo siempre ha sido proteger la información sensible de accesos no autorizados. AES256, el patrón oro del cifrado, ofrece un nivel de seguridad excepcional con su clave de 256 bits y su resistencia a los ataques de fuerza bruta. Aunque existe preocupación por las posibles amenazas que plantea la computación cuántica, AES256 sigue firme en su capacidad de salvaguardar los datos al menos hasta 2030 (Aquí hay un artículo científico que lo afirma - leer aquí).
Con la proliferación de aplicaciones de mensajería, es esencial que los usuarios conozcan las prácticas de cifrado. Aunque aplicaciones de mensajería populares como WhatsApp, iMessage, Messenger y Viber ofrecen comodidad, los usuarios deben considerar alternativas como Signal o Skyda para mejorar la privacidad y la seguridad. Estas aplicaciones dan prioridad al cifrado de extremo a extremo y a las auditorías independientes, garantizando a los usuarios su compromiso con la preservación de la confidencialidad.
No se puede subestimar la fuerza de AES256, cuya solidez y resistencia se mantienen firmes frente a ataques criptográficos conocidos. Desarrollado por criptógrafos belgas y ampliamente aclamado, AES256 se ha convertido en el algoritmo de cifrado de referencia para proteger datos confidenciales. Sin embargo, es crucial reconocer que con los avances tecnológicos, incluido el impacto potencial de la computación cuántica, los métodos de cifrado seguirán evolucionando. Por lo tanto, mantenerse informado sobre las nuevas técnicas de cifrado y adoptar un enfoque proactivo en la aplicación de prácticas de comunicación seguras es fundamental para proteger nuestros activos digitales.
Adoptar el cifrado de archivos y seleccionar aplicaciones de mensajería seguras con sólidas medidas de cifrado nos permite fortificar nuestro mundo digital. Si conocemos la historia, el significado y los entresijos del cifrado de archivos, podremos tomar el control de la seguridad de nuestros datos y comunicarnos con confianza en un entorno cada vez más interconectado. Aprovechemos el poder del cifrado para fortalecer nuestros activos digitales y garantizar la confidencialidad y la privacidad en los años venideros.
More blog posts
¿Cómo comprobar si su teléfono es compatible con la eSIM?
Averigüe si su teléfono móvil es compatible con eSIM. Desde iOS a Android, Skyda eSIM te guía a través de sencillos pasos para asegurarte de que tu dispositivo es compatible.
2024, enero 12
·
eSIM
·
3 min read
·
Matt S.
Filtrado web: Guía completa
Explore los aspectos esenciales del filtrado web, incluidos sus tipos, ventajas, inconvenientes y cómo elegir la solución de filtrado web adecuada a sus necesidades.
2024, enero 08
·
Seguridad
·
6 min read
·
Matt S.
© 2024 Dragon Secure GmbH. All Rights Reserved · [email protected]